El maestro dice que mi hijo necesita una evaluación psicológica ¿Qué significa eso?

Los niños son referidos para una evaluación psicológica por diferentes profesionales. Los motivos de dichas referencias son igualmente variados, sin embargo las más frecuentes son dificultades de comportamiento emocionales o problemas académicos.

Dentro de los problemas de comportamiento se encuentran los niños que son muy aislados y les cuesta integrarse con el resto del grupo, que les cuesta hacer o mantener amigos, son agresivos, se distraen fácilmente, son muy ansiosos, hablan en exceso, o les cuesta seguir ordenes; entre otros.

Las dificultades académicas están relacionadas con las habilidades del niño para obtener un rendimiento académico apropiado o para alcanzar los objetivos instruccionales esperados para su edad o grado escolar. Los problemas mas comunes dentro de este renglón son niños con dificultades para aprender a leer o escribir, dificultades en matemáticas, niños que leen bien pero no comprenden lo que leen, niños que invierten las letras (b por d, p por q, etc.), niños que a pesar de que pueden copiar, no pueden tomar dictado, etc.

Aunque las evaluaciones varían dependiendo de cada niño, frecuentemente se requiere que al niño se le administren tests que midan su capacidad intelectual, sus habilidades académicas, y su desarrollo viso-motriz; y el resultado de estos tests es comparado con la ejecución de un niño de su misma edad y grado para poder establecer su nivel de funcionamiento. Igualmente se aplican otras pruebas que tratan de buscar el nivel de adaptación social y emocional del niño; entrevistas con los padres y con el niño; y un conjunto de cuestionarios para ser llenados por padres, maestros y el mismo niño.

This entry was posted in Artículos. Bookmark the permalink.

Comments are closed.