¿POR QUÉ MI NIÑO NO PRESTA ATENCIÓN? La Experiencia de tener un hijo con Déficit de Atención con Hiperactividad.

La Experiencia de tener un hijo con Déficit de Atención con Hiperactividad
Cecilia Montiel Nava, M.S., C.A.S.
Psicólogo Infantil

Para muchos padres los siguientes comentarios les serán familiares: “…mi niño parece que no oyera….no puede terminar las tareas…vive como soñando despierto…mi hija pierde los útiles escolares…no puede concentrarse….no puede trabajar independientemente y sin supervisión…mi hija necesita mas instrucciones para poder completar las tareas…ella salta de una actividad sin terminar a otra…ella parece estar confundida o estar en la luna…parece que tuviera azogue…no esta tranquilo ni cuando duerme…no para de hablar, parece una rocola con cinco mil bolívares… siempre quiere ser el primero, no puede esperar su turno…” Estos son comentarios de padres y maestros describiendo sus niños con Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad o ADHD.
El niño con ADHD tiene problemas manteniendo la atención, controlando sus impulsos y su actividad motora. Estos problemas son reflejados en un deterioro en la capacidad del niño de controlar su propia conducta en relación al paso del tiempo, mantener en mente metas y consecuencias futuras. Este trastorno no es como otras personas o libros lo describen; un problema solo de falta de atención, descuido o hiperactividad. No es tampoco un estado pasajero que desaparece a medida que el niño crece, o una etapa difícil pero normal de la niñez. No es causada porque los padres no sepan disciplinar o controlar al niño, y no es un signo de que el niño tiene una tara hereditaria.
El ADHD es un trastorno real, un problema real, y frecuentemente un obstáculo real. Criar un niño con ADHD puede ser un reto increíble para cualquier padre. Estos niños son distraídos, impulsivos, hiperactivos y demandantes. Sus problemas son una carga adicional al rol de padres en el cual los padres nunca pensaron cuando decidieron tener hijos. ¿POR QUÉ MI NIÑO ES ASÍ?
La causa del ADHD es todavía desconocida. Sin embargo, la tendencia general es a inclinarse por explicaciones biológicas como causas del ADHD.
En estudios hechos con resonancia magnética, pacientes con ADHD presentaron anormalidades en una de las formaciones del sistema nervioso central (el cuerpo calloso). Estudios hechos con una técnica nueva de imagen cerebral (PET scan) han encontrado que adultos con ADHD que a su vez también tienen niños con ADHD, presentan una marcada reducción en el metabolismo cerebral. En estos momentos hay numerosas investigaciones tratando de descifrar el misterio causal del ADHD.

¿CUANTOS NIÑOS TIENEN ESTO?
Una pregunta muy frecuente que los padres hacen es si su niño es el único con este problema. El ADHD es mucho más común de lo que la mayoría piensa. Su prevalencia ha sido estimada entre el 3%y el 5% en la población general de niños en edad escolar. Estas cifras son mayores si nos vamos a la población clínica. Aunque información epidemiológica acerca de la prevalencia del ADHD en adolescentes y adultos es muy limitada, algunos estudios han demostrado que a medida que el niño crece, en un gran porcentaje de la población, la presencia de este trastorno se mantiene estable.

MALA CONDUCTA!!!!!!
Los niños con ADHD son llevados a consulta por múltiples razones; siendo las mas frecuentes mala conducta, porque los papás y los maestros tienen dificultad manejando al niño, o porque va a ser expulsado del colegio. Sin embargo hay mucho mas que mala conducta en el ADHD. Los síntomas fundamentales del ADHD involucran dificultades en el control de tres áreas de funcionamiento: a)atención, b) impulsividad, c) hiperactividad. De acuerdo al Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, cuarta edición; los criterios diagnósticos que un niño debe manifestar para poder recibir el diagnostico de Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad son seis de los criterios de falta de atención o seis de los criterios de hiperactividad-impulsividad, los cuales se describen a continuación:

Falta de Atención

  1. Tiene dificultades prestando atención a los detalles.
  2. Tiene dificultades manteniendo la atención en tareas o actividades.
  3. Pareciera que no escuchara cuando se le habla directamente.
  4. No sigue órdenes y no completa tareas escolares, obligaciones domésticas.
  5. Tiene dificultad organizando tareas y actividades.
  6. Evita, le disgusta, o rechaza realizar actividades que requieran esfuerzo mental sostenido (ej., tareas escolares)
  7. Pierde los útiles necesarios para tareas (lápices, borradores, cuadernos, etc)
  8. Se distrae fácilmente con estímulos externos.
  9. Es olvidadizo en actividades diarias.

Hiperactividad – Impulsividad

  1. Es inquieto con las manos o pies o se retuerce en el asiento.
  2. Se levanta de su asiento en el salón de clase
  3. Corre o trepa excesivamente en situaciones en que es inapropiado hacerlo.
  4. Le cuesta jugar tranquilamente.
  5. Actúa como si “tuviera un motor adentro”
  6. Habla excesivamente.
  7. Responde antes de que las personas finalicen las preguntas.
  8. Tiene problemas esperando su turno.
  9. Interrumpe o se entromete con otros (ej., se mete en conversaciones o juegos).

“DESDE QUE NACIÓ ERA ASÍ… NI EN LA CUNA SE QUEDABA QUIETO”
C
uando un psicólogo, psiquiatra o neurólogo, toma la historia clínica, es muy frecuente que escuche a los padres contar anécdotas de cuán inquieto su hijo ha sido, muchas veces historias de cuando el niño era un bebé de meses. Los síntomas del ADHD se manifiestan usualmente antes de los seis años de edad, aunque muchas veces el diagnóstico se hace cuando el niño es mayor. Cuando el niño está entre los cuatro y cinco años, los síntomas de hiperactividad son más prominentes. Sin embargo, a medida que el niño crece y empiezan las obligaciones escolares (7-9 años), los síntomas de falta de atención comienzan a ocasionar problemas.
Por mucho tiempo se ha dicho que solo los varones tienen ADHD; sin embargo, aunque los varones con Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (ADHD) son mas frecuentemente identificados , con una proporción de 4 varones por cada niña; las niñas representan un porcentaje significativo de las consultas por ADHD.

“ADEMAS DE INQUIETO, LE CUESTA APRENDER”
Para muchos padres es una realidad que su niño con ADHD además de los problemas relacionados a dicho trastorno, presenta otros problemas adicionales, en muchos casos asociados con el rendimiento escolar, en otros con problemas de conducta, agresión o autoestima. Es muy importante descartar la presencia de otros trastornos que pueden manifestarse al mismo tiempo que el ADHD.
Dificultades en el Aprendizaje están presentes en muchos niños con ADHD; estimándose que un 25-35% de niños con ADHD también reúnen los criterios para diagnosticar alguna dificultad en el aprendizaje. Por eso es muy importante estudiar cada caso en particular para determinar si requiere la administración de tests psicológicos y/o de rendimiento académico para descartar o confirmar la presencia de alguna dificultad en el aprendizaje. Los niños con ADHD poseen un riego mayor de recibir rechazo de los compañeros, causando a su vez problemas de autoestima, destreza social y/o agresión. En muchos casos un niño puede ser llevado a consulta por su bajo rendimiento escolar, sin embargo su bajo rendimiento escolar puede tener de trasfondo un trastorno por déficit de atención con hiperactividad, o viceversa.

¿CÓMO SABEMOS SI TIENE ADHD?
E
l Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad no puede ser diagnosticado a través de exámenes de laboratorio (electroencefalogramas, exámenes de sangre, radiografías, etc). Por el contrario, el diagnóstico es hecho a través de la obtención de una detallada historia clínica del niño descrita por los padres, e información provista por maestros y otras personas que están a cargo del niño (niñeras, abuelas, etc.).
La observación directa del niño por cortos periodos de tiempo en un ambiente extraño para el niño tal como lo es el consultorio del pediatra, frecuentemente conlleva a diagnósticos equivocados.
La mayoría de los niños con ADHD cuando se encuentran en ambientes desconocidos pasan por un periodo de “luna de miel” durante el cual no manifiestan los problemas de hiperactividad y conducta reportados por los padres. Por otro lado, los niños con ADHD usualmente responden muy bien en situaciones donde reciben atención individualizada en las cuales son capaces de controlar su hiperactividad. Por este motivo, el psiquiatra, psicólogo, neurólogo o pediatra no se debe guiar por el comportamiento del niño en el consultorio para hacer el diagnostico de ADHD.

¿Y AHORA QUE HACEMOS CON ÉL?
Estoy segura que a mas de una madre o padre, se le habrá ocurrido en un momento de desesperación dar en adopción a su niño con ADHD. Afortunadamente esa no es la única opción para tratar los niños con ADHD. El tratamiento del Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad debe ser diseñado de acuerdo a las necesidades de cada paciente en particular.
El enfoque que mejores resultados ha mostrado es el multimodal , el cual debe incluir:

  1. Material educacional y/o discusiones con el niño, padres, y el personal de las escuelas para explicar extensivamente la naturaleza del trastorno.
  2. écnicas de modificación de conducta para ser implementadas por los padres y maestros. Estas técnicas están dirigidas a disminuir las conductas disruptivas, la impulsividad y a aumentar las conductas apropiadas. Otra de las metas de estas técnicas es la de aumentar el rango de atención del niño.
  3. Entrenamiento en destrezas sociales, que le permitir al niño interactuar adecuadamente con los compañeros de clase, de juego y también con los adultos.
  4. Educación especial o remedial (psicopedagogía) para los niños que también presenten dificultades en el aprendizaje.
  5. Aunque no es indicado para el tratamiento de los síntomas fundamentales de falta de atención, impulsividad, e hiperactividad; terapia individual puede ser usada para trabajar con síntomas secundarios (baja autoestima, depresión, problemas familiares).
  6. Tratamiento con estimulantes. La medicina mas usada para el tratamiento de ADHD es Ritalin. En el 80% de los casos de ADHD, Ritalin ha sido reportado efectivo en mejorar los síntomas del ADHD (falta de atención, impulsividad, hiperactividad). Sin embargo los niños deben ser evaluados por un medico preferiblemente un psiquiatra infantil o neurólogo antes de prescribir cualquier estimulante.

Si usted tiene un niño que presenta los problemas descritos en este articulo, busque ayuda con un psicólogo infantil , psiquiatra infantil , o neuropediatra. Existen tratamientos probados que pueden mejorar la vida de estas personas sustancialmente sin ningún riesgo para ellas. El trastorno por déficit de atención con hiperactividad es un problema real para el cual existen soluciones igualmente reales y accesibles. Antes de considerar dar su hijo en adopción, busque ayuda de un profesional de la salud mental que seguramente le ofrecerá soluciones más viables y satisfactorias.

This entry was posted in Artículos. Bookmark the permalink.

Comments are closed.